domingo, 29 de noviembre de 2015

Tikopia

                                                                               Mapa de Tikopia


Tikopia es una isla situada en el Océano Pacífico, forma parte de las islas Santa Cruz y perteneciente al estado independiente de Islas Salomón.

La isla es el remanente de un volcán extinto. El lago Te Roto cubre un antiguo cráter volcánico que se encuentra a 80 metros de profundidad.
El punto más alto de la isla es el monte Reani, con una altura de 380 metros de altitud.



                                                      Mapa de las Islas Salomón



                                                       Mapa de situación de Tikopia en el Océano Pacífico


Datos estadísticos:

Superficie - 4,7 Km²
Población - 1.200 habitantes
Densidad - 240 hab/km²
Capital - Matautu
Idioma - Tikopian



                                                         Vista aérea de Tikopia



                                                                              Vista aérea de Tikopia


UN POCO DE HISTORIA

A pesar de que la isla se encuentra en la región de Melanesia, los habitantes de la isla son culturalmente polinesios. Esto indica que la isla fue colonizada por marineros polinesios, posiblemente en su mayoría de la Islas Ellice. Se cree que podría haber sido entre el siglo X y mediados del siglo XIII.
Los primeros europeos llegaron a Tikopia en 1606 como parte de la expedición española de Pedro Fernández de Quirós.
La iglesia anglicana tomó contacto con la isla por primera vez en 1858 pero sus habitantes no le permitieron asentarse hasta 1907. La conversión de la población al cristianismo no se produjo hasta 1950.
En 1992 la isla fue devastada por el Ciclón Tia, destruyendo la mayoría de viviendas y arruinando las cosechas.
En el año 2002, el Ciclón Zoe y en el 2015, el Ciclón Pam, provocaron nuevas devastaciones en la isla.



                                              Mapa histórico de la isla de Tikopia (1943-45)



                                                Grabado sobre los habitantes de Tikopia



                                                          Grabado sobre el uso de la piragua en Tikopia


LA POBLACIÓN

Históricamente, la isla ha soportado siempre una alta densidad de población y para ello han intentado buscar diferentes formas de subsistencia. Por ejemplo, en 1600 resolvieron colectivamente eliminar todos los cerdos de la isla y sustituirlos por la pesca de altura, ya que esa especie consumía demasiado vegetal el cual podría ser necesario para la alimentación de la población.
También se sabe que en algunos momentos de su historia no ha estado mal visto socialmente el infanticidio con el objetivo de mantener una población estable y autosuficiente.
Los isleños son polinesios con idioma propio, el Tikopian, una rama de las lenguas polinesias.
Los habitantes de Tikopia practican un sistema intensivo de agricultura. Sus prácticas agrícolas están fuertemente ligadas a la densidad de población.
A diferencia de la sociedad occidental, la población de Tikopia ha cambiado muy poco desde los tiempos antiguos. Sus habitantes se enorgullecen de sus costumbres.
La isla se organiza en cuatro clanes y está controlada a su vez por cuatro jefes: Kifika, Tafau, Taumako y Fangarere.
Los habitantes de Tikopia conocen cada palmo de la isla y son conscientes de cada cual, mantienen una gran sensibilidad sobre cuáles son los intereses colectivos que conviene estimular y cómo controlar las acciones del vecino para que no perjudiquen al conjunto.



                                                              Niños de Tikopia



                                                                                 Bailarines de Tikopia




                                                            Casas de Tikopia



                                                                        Casa tradicional de Tikopia


LA OBRA DE LOS DIOSES

Dentro de la cultura de la isla de Tikopia destaca uno de los ciclos rituales, la Obra de los Dioses.
La Obra de los Dioses pretendía complacer a los atua, poderosos espíritus o dioses que aseguraban cosechas abundantes. Dos veces al año durante seis semanas, toda la sociedad de Tikopia se dedicaba a realizar los ritos, divididos en la Obra del Intercambio del viento y la Obra del Monzón.
La Obra de los Dioses se consideraba un sistema lógico de comercio entre humanos y espíritus. Muchas de las actividades, como la reparación de canoas o el trenzado de esteras, tenían valor económico.



                                                               Lago Te Roto



                                                                   Remos



                                                          Antigua silla de Tikopia de finales del siglo XIX


TIKOPIA SEGÚN JUDITH SCHALANSKY

En su Atlas de Islas Remotas, Judith Schalansky nos cuenta sobre Tikopia:

Esta isla está habitada desde hace más de tres mil años, es tan pequeña que las olas se pueden escuchar desde su meseta central. Sus habitantes pescan en las aguas salobres y atrapan crustáceos en la orilla, cultivan boniatos, plátanos y ñames gigantes del pantano; almacenan además cereal bajo la tierra por si hay una mala cosecha. Estos víveres resultan suficientes para mil doscientos seres humanos, pero ni para uno más.
Si un tornado o una gran sequía devasta la cosecha, muchos de ellos eligen una muerte rápida. Las mujeres solteras se ahorcan voluntariamente en sus casas o se arrojan al mar y algunos padres se dejan arrastrar por las corrientes marinas junto a sus hijos, en un viaje en canoa del cual nunca regresan. Prefieren morir en el mar, antes que padecer una larga agonía de hambre y de sed en tierra firme.
Cada año el jefe de las cuatro tribus de Tikopia recuerda las reglas para evitar el crecimiento de la población. Todos los niños deben vivir de acuerdo a ellas y alimentarse sólo con lo producido en el huerto familiar, por ello sólo el hijo mayor puede tener descendencia; los restantes hijos deben permanecer solteros y ser extremadamente cuidadosos para no engendrar. Los varones se sienten obligados a prevenir la concepción y se han convertido en expertos del coitus interruptus, pero si la concepción no puede evitarse, las mujeres presionan su vientre con piedras calientes antes de que suceda el parto.
A los adultos se les prohíbe tener más descendencia cuando su hijo mayor alcanza la edad casadera, y cuando una pareja tiene un hijo, el hombre pregunta a su mujer: ¿De quién es este hijo, a quien debo alimentar? Y sólo él decide si el recién nacido debe vivir. Las cosechas son pequeñas. Déjame matar a nuestro hijo, ya que si vive, no habrá comida para él. Los recién nacidos se dejan tumbados boca abajo, para que se ahoguen y mueran. Estos niños no reciben sepultura, no forman parte de la vida de Tikopia.



                                                          Foto aérea de Tikopia



                                                                Lago Te Roto




¿Te ha gustado? Entonces quizás te interese:

Isla Guadalcanal



domingo, 22 de noviembre de 2015

Alejandro Selkirk

                                                                         Mapa de Alejandro Selkirk


Alejandro Selkirk es una isla situada en el Océano Pacífico, que forma parte del archipiélago Juan Fernández y que pertenece a Chile.
La isla, llamada antiguamente Más Afuera o Isla de los Perros, tiene una altura máxima de 1.320 metros de altitud.
La mayor parte de la costa está rodeada de acantilados. En la costa sur se ubican una serie de delgadas cascadas que caen desde los altos acantilados.



                                                   Archipiélago Juan Fernández



                                                          Situación de Alejandro Selkirk en el océano Pacífico


Datos estadísticos:

Superficie - 48 Km²
Población - 57 habitantes (datos de 2012)



                                                        Isla de Alejandro Selkirk




                                                            Las Tres Torres





UN POCO DE HISTORIA

La isla fue descubierta por el marinero español Juan Fernández, que descubrió el conjunto del archipiélago en 1574.
En 1616 llegaron unos exploradores holandeses pero no desembarcaron en la isla por parecerles un lugar estéril y poco prometedor.
En 1675 desembarcó el almirante español Antonio de Veas.
Entre los siglos XVIII y XIX la isla se convirtió en un concurrido fondeadero de balleneros y buques loberos de Estados Unidos que acudían a cazar aprovechando las abundantes colonias de lobos marinos con el fin de comercializar las pieles en el mercado chino.
A partir de 1836 la isla se convirtió en prisión. El establecimiento alcanzó una población máxima de 190 presos hasta que el penal fue disuelto en 1913.
En 1927, durante la dictadura chilena del coronel Carlos Ibáñez del Campo nuevamente se rehabilitó la isla como presidio para presos políticos y comunes. Entre los prisioneros políticos se encontraba el dirigente comunista Elías Lafferte.
Hasta 1966 la isla se llamaba Más Afuera. El nombre actual de la isla evoca al marinero escocés Alexander Selkirk quien en el siglo XVIII, ante sus actos de rebeldía, fue dejado en la isla vecina de Robinson Crusoe por un buque inglés y sobrevivió durante cuatro años hasta que fue rescatado.




                                                                                       Elías Lafferte


ASENTAMIENTO HUMANO

En la costa oriental de la isla existe un pequeño caserío y embarcadero donde se levantan una veintena de construcciones, una cancha de fútbol y un cementerio. Allí viven una cincuentena de pescadores y familiares provenientes de la isla Robinson Crusoe atraídos por la pesca de la langosta. Su estancia en la isla marca la temporada de pesca que va de mayo a octubre. Existe una pequeña escuela donde los niños van a clase en esa temporada.
También existen Guardaparques que se trasladan a la isla para vigilar y proteger el Parque Nacional Archipiélago de Juan Fernández, parque en el cual también está incluida la isla Alejandro Selkirk.
Este pequeño poblado fue seriamente afectado por un tsunami en el año 1965. También sufrió desperfectos en un aluvión acaecido en el año 2002.



                                                    Poblado de Alejandro Selkirk



                                                    Poblado de Alejandro Selkirk



                                                                      Poblado de Alejandro Selkirk


FLORA Y FAUNA

A finales del siglo XVII se cree que en la isla habitaban cuatro millones de ejemplares de lobo fino de Juan Fernández, único mamífero endémico de la isla Alejandro Selkirk. Esta especie de lobo marino fue cazada en el siglo XIX casi hasta su extinción. De hecho, se creía extinta hasta que en 1965 fueron encontrados 200 ejemplares en la isla.
El rayadito de Más Afuera es un pájaro terrestre que también es endémico de Alejandro Selkirk. La especie se encuentra en serio riesgo de extinción quedando una población estimada de 140 individuos.
La cabra de Juan Fernández es un animal introducido en el archipiélago por los navegantes del siglo XVI. Asimismo se introdujeron roedores y gatos domésticos y hoy en día, estas tres especies causan fuertes estragos en la flora y fauna nativa.
Existen en la isla al menos 25 especies de plantas endémicas. Muchas de estas plantas se encuentran amenazadas por los animales introducidos, la erosión y las lluvias torrenciales acaecidas.
La Gavilea insularis es una orquídea hallada en la isla y única en todo el archipiélago. El Fagara exterma es también un árbol endémico de la isla, denominado localmente naranjillo y en grave peligro de extinción.



                                                    Lobo fino de Juan Fernández



                                                       Rayadito de Más Afuera






LITERATURA

"La isla de Selkirk", es el título de una novela de la escritora británica Diana Souhami premiada con el Whitbread 2002.
La autora traslada al lector a las islas Alejandro Selkirk y Robinson Crusoe.
La vida de Selkirk, hombre de familia humilde, que fue a parar a un Londres portuario, repleto de bucaneros, sinvergüenzas y empresarios sin escrúpulos, permite a Diana Souhami emprender este magnífico relato de las expediciones piratas que cruzaban todos los mares a finales del siglo XVII en medio de guerras, rivalidades y escaramuzas de toda suerte. El contraste de este ambiente canallesco con el paraíso natural de la isla Alejandro Selkirk es el trasfondo en el que se inscribe este aspecto poco conocido de la historia.
Selkirk fue rescatado por un barco pirata, y de regreso a Londres, escribió el libro que permitió a Defoe conocer de primera mano al protagonista real de la historia de su genial Robinson Crusoe de ficción.



                                                  Portada del libro "La isla de Selkirk"






¿Te ha gustado? Quizás entonces te interese:

Isla Robinson Crusoe
Isla  Mocha
Isla Navarino
Isla de Pascua

sábado, 21 de noviembre de 2015

Yap

                                                                                    Mapa de Yap


Yap es una isla situada en el Océano Pacífico Occidental, parte de las Islas Carolinas y perteneciente a los Estados Federados de Micronesia.

La isla de Yap en realidad consiste en cuatro islas muy cercanas y unidas en un arrecife de coral.

El terreno está formado principalmente por colinas ondulantes densamente cubiertas de vegetación. Los pantanos alinean gran parte de la orilla. Un barrera externa de arrecifes rodea la isla, encerrando una laguna entre los arrecifes colindantes y el borde interno de la barrera.



                                                     Situación de Yap en Oceanía



                                           Mapa de los Estados Federados de Micronesia



                                                                               Bandera de Yap


Datos estadísticos:

Superficie - 102 Km²
Población - 6.300 habitantes
Capital - Colonia 



                                                             Escudo de Yap



                                                       Foto aérea de la Isla de Yap 




                                                            Manglar en Yap



UN POCO DE HISTORIA

Se cree que Yap fue vista por los portugueses en 1526 pero las islas quedaron oficialmente bajo dominio español después de ser redescubiertas por el español Francisco Lazeano en 1686.
La isla fue ocupada por los alemanes en 1885 durante la crisis de las Carolinas, pero por mediación papal fue restituida a España.
En 1914 la isla fue ocupada por las tropas japonesas y fue cedida a Japón en 1919.
Durante la Segunda Guerra Mundial la isla se convirtió en campo de batalla entre Japón y Estados Unidos. Al final de la guerra, la isla fue ocupada por las tropas estadounidenses.
Estados Unidos mantuvo la administración de la isla hasta 1986 que pasó a tener estatus de autonomía y en 1990, junto con Chuuk, Pohnpei y Kosrae se independizaron para formar la actual nación independiente de los Estados Federados de Micronesia.



                                                         Foto de Yap de 1949



                                          Arriado de la bandera española en Yap en 1899


                                                   Mujeres de Yap tatuándose en 1900




EL SISTEMA MONETARIO DE LA ISLA YAP

Los habitantes de la isla aún conservan unas tradiciones muy añejas.
Para mantener vivo su comercio, los yap utilizan un curioso sistema monetario basado en el intercambio de piedras de distintas dimensiones, llamadas piedras rai.
Algunas de las piedras pueden alcanzar a medir cuatro metros y tener un peso de cinco toneladas.
El valor de la moneda de cambio varía en función del tamaño de la roca. Por ejemplo, con una moneda de 10 centímetros se puede comprar un cerdo, con una de cuatro metros se puede adquirir todo un poblado.
Los habitantes de la zona conocen el nombre y la historia de todos los propietarios de las grandes piedras.
El nombre "rai" de las piedras significa "ballena" debido a la costumbre de esculpir las primeras piedras con la forma de este animal.
Para los habitantes de Yap, las piedras-moneda constituyen su principal elemento de identidad cultural, tanto que incluso una de las piedras ilustra el escudo de la isla.
Pero, ¿cuál es la historia de estas piedras?
Hace varios siglos, los habitantes de Yap llegaron a la isla vecina de Palau, a 400 kilómetros, donde descubrieron una roca bastante particular: la aragonita. Como la roca era desconocida en la isla de Yap, comenzaron a extraer grandes cantidades de las grutas de Palau.
Poco después de haberlas llevado a su isla, las tallaron en forma de discos con una perforación en el centro para pasar un palo por el medio y poder maniobrarlas. Con el tiempo, los habitantes de Yap la convirtieron en un medio de pago.



                                                               Rai de Yap 



                                                           Los rai de Yap 



                                                              Rai de Yap



                                                                Rai de Yap




                                                  La manta, animal de los mares de Yap



                                                                El tiburón, animal de los mares de Yap


SUPERSTICIONES

Los habitantes de la isla de Yap tienen una superstición. Si durante las ocho semanas de la temporada de pesca un hombre ve el rostro de una mujer, la temporada será mala.
Por eso, durante esas semanas, los hombres se recluyen en una casa de pescadores, en la que está prohibida la entrada de mujeres. La temporada de pesca es muy dura, los nativos salen en sus canoas y pescan durante cuatro o cinco días en los que sólo comen cocos. A la vuelta están destrozados y sus canoas también, así que las reparan y vuelven a salir al mar.
Para que los pescadores tengan una recuperación completa, toda casa de pescadores cuenta con una concubina que da servicio a todos los hombres. Es la única mujer a la que pueden ver en ese período.
Al parecer, las mujeres de la isla lo aceptan de buen grado. Está acordado que si una concubina se queda embarazada, alguno de los hombres se casará con ella, sin importar mucho quién es el padre de la criatura.
La concubina pasa a ser un miembro más del pueblo sin ningún tipo de estigma asociado a su pasado.



                                                     Pobladores de la isla de Yap




                                                              Habitante de Yap



                                                              Mujeres de Yap



                                             Hombres de Yap transportando una moneda



                                                             Joven de Yap





¿Te ha gustado? Entonces quizás te interese:

Micronesia Española
Kapingamarangi
Pohnpei